SENDERISMO PARA NO SENDERISTAS

Posted on 11:07 p. m. by Francisco Miranda





Ojo porque esta sección está pensada expresamente para gente que normalmente no hace senderismo y las excursiones pueden hacerse en ropa de calle y sin complicarse la vida, con recorridos muy sencillos que no tienen pérdida posible y son ideales para ir con niños o para pasear al perro por entornos naturales privilegiados a escasa distancia de Cangas de Onís. Los paseos son muy entretenidos y nos aportan una visión del entorno que no obtendremos desde el coche. Todas las rutas se pueden hacer en bicicleta de paseo.

RUTA DEL RÍO GÜEÑA

Para comenzar esta ruta nos dirigiremos al barrio del Lleráu, justo al extremo de Cangas de Onís en dirección Covadonga. Se accede por un puente que se halla al lado del hotel Los Acebos. Desde el aparcamiento anexo a la ronda de circunvalación el paso es todavía más cómodo. Iremos hacia el cuartel de la Guardia Civil subiendo una leve cuesta a cuyo lado derecho hay bloques de viviendas. A partir de ahí continuamos de frente todo el tiempo por un camino asfaltado y al llegar a un túnel lo tomaremos para seguir ruta. Durante tres kilómetros caminaremos por un sendero en buen estado y con cuestecillas leves. Puede haber algún charco que sortearemos sin dificultad.



Todo el tiempo el río Güeña estará a nuestra derecha y disfrutaremos viendo la vegetación de ribera y las fincas ganaderas. En muy poco tiempo llegaremos al cruce con la carretera que sube desde Susierra a Cardes. Nosotros seguiremos de frente hasta llegar a la altura del pueblo de La Venta. Allí veremos un puente peatonal que nos llevará a la población. Como la ruta es cortita y tardaremos menos de una hora, podemos evitar el paso a La Venta y seguir por el sendero hasta la población de Corao, solo dos kilómetros más de cómodo paseo sin desniveles. La vuelta la podemos hacer incluso en taxi por menos de 5 euros.

Este río cruza Cangas de Onís y allí entrega sus aguas al Sella. Actualmente se encuentra encauzado a su paso por la población.

Una vez en Corao, podemos aprovechar para conocer su castañedo. El regreso lo podemos hacer en autobús o bien nuevamente caminando. En dos horas se hacen la ida y el regreso. Volverá satisfecho de haber visto Asturias desde dentro. Ruta ideal con niños o perros.

RUTA DEL SELLA SUR


El primer tramo de esta ruta se corresponde con la llamada ruta del colesterol y transcurre por un camino asfaltado que va hacia el sur. Deberemos dirigirnos al Puente Romano y cruzar el río para ascender por su margen izquierda. A partir de aquí, la señalización indica "Avalle" y "Dego"

Empezamos a caminar entre viviendas unifamiliares y a nuestra izquierda van saliendo caminos que permiten acercarse al río. Todos estos desvíos van a parar al mismo camino que al final se junta con nuestra ruta. En poco más de dos kilómetros veremos muchos hórreos, viviendas típicas, explotaciones ganaderas y bosques, junto con la iglesia de Avalle. El camino termina en la población de Caño, tras pasar un puente que nos lleva a la orilla derecha del río.

Lo más interesante son las vistas sobre el río en este último punto. Todo el tiempo nos encontraremos con caminantes que utilizan la ruta como paseo rutinario, ciclistas, corredores de fondo, campesinos trabajando y también coches circulando. Si optamos por acercarnos al río, veremos menos vehículos y distinguiremos los peces entre las aguas del Sella. Ahora podemos regresar a Cangas o bien entrar en la segunda etapa del recorrido, de unos tres kilómetros, partiendo de la central hidroeléctrica de Caño.

RUTA DEL SELLA NORTE

Nuestro paseo comienza justo en el centro de Cangas de Onís. Nos dirigiremos al puente sobre el río Güeña que lleva a la zona escolar y deportiva. Al llegar al Hotel Santa Cruz, descendemos una rampa que nos lleva a la orilla derecha del Güeña, al lado del parque infantil y de la piscina municipal.

Caminaremos en curva hasta que aparece el Sella por la izquierda. Seguiremos el sendero que pasa detrás del Instituto, de su jardín botánico y del campo de fútbol. Un poco más allá veremos que el Sella se estrecha y aparecen uno rápidos donde el agua baja veloz. Hay un puentecillo de hormigón que permite cruzarlo y sacar fotos.



Pasaremos luego bajo el puente de la circunvalación y tendremos a nuestra izquierda un colegio y un área recreativa. El camino se ensancha y podremos encontrar ciclistas, corredores e incluso quads, amén de lugareños solazándose. Tendremos bonitas vistas del río y llegaremos a Villanueva de Cangas. Se puede cruzar el pueblo y tomar un café en el Parador Nacional o bien visitar sus hermosos jardines en los que hay un interesante "arboretum" con especies vegetales claramente identificadas.



Si seguimos viaje, pasaremos tras la iglesia de San Pedro y en pocos minutos llegaremos a Las Rozas. El último tramo es algo más incómodo de caminar pero las vistas nos compensarán. Se puede regresar por la misma ruta o bien cruzar la carretera para usar la senda peatonal de procede de Arriondas y llega a Cangas de Onís.